Buscar

Meditar desde temprana edad

Actualizado: sep 17

La meditación es la oportunidad y un medio alternativo para el desarrollo de seres más conscientes. Ser consciente representa el camino por el cual una persona se vuelve más empática hacia todo lo que ocurre en su entorno, desde un estado de paz, sin juzgar, sin sufrir, sin expectativas y con plena atención en lo que sucede en este momento, pero aún más, de poder expresar esta empatía sin dolor, sin sufrimiento.


Si cada persona tuviera la oportunidad de recibir este entrenamiento desde que inicia su vida escolar, podríamos considerar que el impacto sería un autocontrol en la edad adulta que puede contribuir con la disminución de fenómenos como las adicciones, la violencia, la delincuencia o simplemente ayudar a ser más felices a todos.


Según Lantieri (2009), los niños tienen cada vez menos habilidad para enfocar la atención en el momento presente y en una sola tarea y la escuela podría ofrecerles la oportunidad de no sólo enseñarles saberes académicos sino cómo relacionarse con los otros o controlar sus emociones. “El reconocimiento de nuestras emociones nos ayuda a saber quienes somos, qué queremos y qué necesitamos para ser felices” (García, 2011).


La meditación puede ayudar a los niños a estar en armonía con su vida emocional y estar más capacitados para identificar y hablar de sus sentimientos (Fontana & Slack, 1997). Y practicar meditación tambièn ayuda a enfrentarse a emociones desarmonicas como la tristeza, la ira, el rencor, la venganza, reconociéndolas y expresándolas pacíficamente, permitiendo que sea una manifestación tranquila y consciente.


Este reconocimiento de las manifestaciones tanto armonicas como desarmonicas, resulta esencial para Goleman (2012) y Lantieri (2009) para una mejor capacidad de gestionar las emociones perturbadoras y tener una mayor sensibilidad hacia las emociones de los demás. Davidson sugiere que la capacidad de controlar las emociones negativas puede interferir en la capacidad de aprendizaje de los niños y por ello defiende la enseñanza de habilidades para aprender a dominar las emociones (Davidson, 2012).


El desarrollo de esa capacidad, se puede implementar a través de técnicas meditativas en los colegios públicos y privados de México, justo para contribuir con el fortalecimiento de personas y ciudadanos más felices. Iniciar con estos procesos a temprana edad, podría incidir en una mejor autorregulación de adultos que hoy en día sufren mucho más por el estrés, la ansiedad, la depresión, el enojo, la frustración y que al tener desde pequeños un entrenamiento más formal de meditación, estas emociones desarmónicas podrían ser más manejable en beneficio de una vida socialmente más saludable.


Te invitamos a conocer más sobre Medita México A.C en www.meditamexico.org



Bibliografía:

1. Davidson, R. (12 de noviembre de 2012). Redes 130: Aprender a gestionar las emociones. (E. Punset, Entrevistador).

2. Fontana, D., Slack, I. (1997). Enseñar a meditar a los niños. Barcelona, Oniro.

3. García, D. (2011). Yoga y educación. Barcelona: Abadía de Monserrat.

4. Goleman, D. (12 de noviembre de 2012). Redes 130: Aprender a gestionar las emociones. (E. Punset, Entrevistador).

5. Lantieri, L. (20 de diciembre de 2009). Meditación y aprendizaje. (E. Punset, Entrevistador).

44 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo